Archivo de la etiqueta: niños

Antes del próximo choque…

“Es la sensación de contacto. (…) En cualquier ciudad por la que camines (…) pasas muy cerca de la gente y esta tropieza contigo.  En Los Ángeles nadie te toca, estamos siempre tras este metal y cristal. Y añoramos tanto este contacto, que chocamos unos contra otros solo para poder sentir algo”

Así empieza la película “Crash”, de Paul Haggis, donde las vidas de los personajes se ven envueltas en intrincados choques cotidianos. ¿Es como la vida misma? En cierta forma lo es. Todos buscamos -de una u otra forma, en un momento u otro- esa “sensación de contacto”.  Pero no todos lo hacemos a través de una colisión frontal con el coche del vecino. Los practicantes de Taijiquan, por ejemplo, tal vez prefieran el “empuje de manos” (tui shou).

Practicar Taijiquan es un acontecimiento social. No es solamente la cristalización de cientos de años de tradición acumulada, y de innovaciones transmitidas de maestro a discípulo a lo largo de varias generaciones. Es también una oportunidad para encontrarse con otros practicantes, maestros, instructores, curiosos y, por qué no, críticos o escépticos. Algunos autores han empezado a apuntar lo importante que resulta, especialmente para los practicantes, contar con este “mundillo”.  

Hace poco, en un post sobre los efectos del Taijiquan en el bienestar de los mayores, citaba el trabajo realizado por Li y sus colaboradores (2001).  De acuerdo con estos investigadores, el impacto psicológico positivo que tiene el Taijiquan en quienes lo practican puede deberse, en parte a las oportunidades que inaugura para las relaciones humanas:

…the social environment is an important influence on physical activity participation.  One’s social milieu, including friends, family members, relatives, social clubs, and other groups, may play an important role in affecting both  the health and perceived well-being of an individual. (p. 77)

Mary Gergen y Kenneth Gergen (2005), reconocidos psicólogos sociales, estaría de acuerdo con Li y sus colaboradores. Después de revisar la literatura sobre lo que llaman “envejecimiento positivo” concluyen que el mantenimiento de relaciones positivas con otros refuerza la autoconfianza de los mayores, mejora su autoestima, les ayuda a proponerse metas significativas, y además de generarles bienestar, les brinda consuelo en tiempos difíciles.  Estas relaciones pueden establecerse, continúan los autores, a través de la participación en actividades físicas como bailar o jugar a los bolos. El Taijiquan, podría ser fácilmente una de estas actividades.

Ciertamente, la práctica del Taijiquan supone el establecimiento de relaciones sociales potencialmente significativas.  Los grupos de práctica pueden convertirse en grupos de interés, así como en ricos espacios de socialización.  Aunque poco se sabe de las dinámicas sociales que caracterizan a estos grupos, ya hay autores que apuntan algunos de sus beneficios; y no solo para los mayores.  En un estudio con personas con discapacidad, Blinde y McClung (1997) encontraron que el contacto social con pares y profesionales fue valorado positivamente por los participantes de un programa de actividades deportivas y recreativas (en el que se incluía el “tai chi”) implementado en los Estados Unidos.  En palabras de una de las entrevistadas en el estudio, las clases de tai chi “me dieron la oportunidad de hacer algo que rara vez hago, y eso es tomar un poco de tiempo y socializar con gente”.  Esta posibilidad de interactuar con otras personas en el contexto de la actividad física tuvo efectos positivos en la auto-percepción de los participantes en dicho programa.

Para el caso de personas con enfermedades crónicas o que tienen que seguir tratamientos de por vida, Jahnke (2005) sostiene que la interacción y el apoyo social pueden resultar altamente saludable:

Qigong and Tai Chi are generally learned in a context of weekly training and practice with a group. One recent study found that supportive group activity not only assists in moderating risk for future cardiac events but also fosters selfefficacy in sustaining an exercise program. 

Los niños también pueden verse beneficiados por el contacto social que proveen los grupos de Taijiquan. En un artículo reciente sobre el control del sobrepeso en los niños, Li (2011) afirma…

Kids can make friends when they attend group classes.  The camaraderie among kids can make them really enjoy the workout. A Tai Chi class is more fun than jogging on a treadmill.

Así pues, el Taijiquan no es solo un camino de desarrollo estrictamente personal.  Su aporte en el aumento del bienestar y la calidad de vida pasa, en cierta medida, por la generación y fortalecimiento de redes sociales de apoyo, la creación de grupos de interés y la promoción del intercambio significativo entre los practicantes.  ¡Recuérdalo antes de que te aproximes al próximo choque!

Referencias

Blinde, E.M.; McClung, L.R. (1997). Enhancing the physical and social self through recreational activity:  Accounts of individuals with physical disabilities. Adapted Physical Activity Quarterly, 14:327-344.

Gergen, M.; Gergen, K. (2005). Positive aging: Reconstructing the lifecourse. In C. Goodheart & J. Worell (Eds.) Handbook of Women and Girls (pp. 416-426). New York: Oxford.

Jahnke, R. (2005). Qigong and Tai Chi: Traditional Chinese Health Promotion Practices in the Prevention and Treatment of Cardiovascular Disease (p. 204-219). En Frishman, W.H.; Weintraub, M.I.; Micozzi, M.S. (Eds.). Complementary and integrative therapies for cardiovascular disease.  United States of America: Elsevier.

Li, F.; Duncan, T.E.; Duncan, S.C.; McAuley, E.; Chaumeton, N.R.: Harmer, P. (2001). Enhancing the psychological well-being of elderly individuals through tai chi exercise: A latent growth curve analysis.  Structural Equation modeling: A multidisciplinary Journal, 8(1): 53-83.

Li, V. (2011). Childhood obesity and Tai Chi.  Disponible en http://www.examiner.com/tai-chi-in-national/childhood-obesity-and-tai-chi

Actualizado el 24 de junio de 2012

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bienestar

Taijiquan para niños

Cuando las personas piensan en el Taijiquan con mucha frecuencia creen que se trata de una gimnasia china para personas mayores.  Sin embargo, este arte marcial puede ser practicado a cualquier edad.  En efecto, no es extraño encontrar jóvenes practicantes apasionados por el Taijiquan. Muchos de los actuales maestros más conocidos empezaron a practicar a edades tempranas (habitualmente antes de los 12 años).  Todo el tiempo de práctica acumulado desde la niñez es parte del secreto detrás de su gran habilidad.


No es extraño encontrar jóvenes practicantes apasionados por el Taijiquan

Los beneficios asociados a la práctica del Taijiquan pueden empezar a sentirse desde muy temprano en nuestras vidas. La periodista e instructora de Taijiquan Violet Li (2011a) acaba de publicar un artículo que nos recuerda este hecho. En el texto titulado “Childhood Obesity and Tai Chi” la autora se centra, específicamente, en la utilidad de esta práctica en el control del sobrepeso infantil, un problema de salud pública en aumento en Estados Unidos y otros países desarrollados.

El estudio ALADINO (ALimentación, Actividad física, Desarrollo INfantil y Obesidad), recientemente publicado, muestra que el 26% de la población infantil española tiene sobrepeso y que un 19% puede considerarse obeso.  Influyen en este hecho tanto los hábitos alimenticios como el tipo de actividad física desarrollada por los niños y las niñas. En este sentido encuentra el informe que entre quienes no tienen ordenador, ni videojuegos, ni DVD en su habitación, el 56% tienen normopeso.  Con lo que se sugiere que las formas de ocio sedentario tienen mucho que ver en lo que algunos han denominado la “epidemia de obesidad infantil” en España.

En respuesta a esta situación ya se han planteado diferentes programas y estrategias para promover una dieta equilibrada en los menores, así como una práctica regular del ejercicio físico.  El Taijiquan, estoy convendido de ello, puede complementar dichas iniciativas (y, por supuesto, no solo en niños).  En un artículo titulado “Tai Chi and weight loss”, Li (2011b) cita datos de un estudio según el cual en una hora de práctica del Taijiquan se queman tantas calorías como en el mismo tiempo dedicado a caminar o nadar a velocidad moderada, a realizar ejercicios aeróbicos en el agua o a practicar el tenis de mesa.

Sin restar de ninguna manera la importancia que la práctica del Taijiquan tiene en los mayores de 65 años, en este post quisiera resaltar las razones por las cuales, según Li (2011a) esta disciplina es una excelente actividad para los niños, especialmente para aquellos que sufren de obesidad o sobre-peso:

  • Debido a que practicar Taijiquan no requiere de trajes ceñidos, es menos probable que los niños y niñas con problemas de peso se vuelvan objeto de burla de sus compañeros.
  • Los niños y niñas pueden hacer amigos en su grupo de práctica.  Esta camaradería permite que disfruten del entrenamiento y hace del Taijiquan una actividad más divertida que ejercicios como correr o andar en bicicleta; actividades más individuales.
  • La posibilidad de practicar el Taijiquan a una gran variedad de horas puede llevar a ofrecer horarios más flexibles, que resulten cómodos para padres e hijos. De hecho, las clases de Taijiquan podrían convertirse en una actividad realizada conjuntamente por ambas generaciones.
  • El Taijiquan es una disciplina asequible y segura, que puede practicarse en casa, en espacios relativamente pequeños y sin necesidad de ningún equipo especializado.
  • De la misma manera que otras artes marciales, el Taijiquan enseña disciplina, comportamiento ético (Wu-De), autoestima y autodefensa: no solo es bueno para el cuerpo, sino para la mente y el espíritu.
  • El Taijiquan ayuda a reducir el estrés y a equilibrar las emociones.  Este hecho, que de por sí aporta en el control del peso, también contribuye a mejorar el desempeño académico, como han demostrado programas realizados en escuelas públicas estadounidenses (ver aquí).

A pesar de todas estas razones, aún puede resultar difícil imaginar a un grupo de disciplinados/as niños/as moviéndose con la lentitud y la concentración que requiere el Taijiquan. Sin embargo, creo que esta hazaña no es imposible; radicando en cierta medida en la disposición, la creatividad y las habilidades didácticas de instructores y maestros (para un ejemplo, clic aquí). Por otro lado, conviene recordar que estilos como el de la familia Chen incluyen una cuidada combinación de tranquilidad y movimiento.  Esta característica podría hacer del Chenshi Taijiquan una buena opción para los más pequeños.

Referencias:

Li, Violet (2011a). Childhood Obesity and Tai Chi. Disponible en http://www.examiner.com/tai-chi-in-national/childhood-obesity-and-tai-chi

Li, Violet (2011b). Tai Chi and weight loss. Disponible en: http://www.examiner.com/tai-chi-in-national/tai-chi-and-weight-loss

Actualizaciones:
26 de agosto de 2011
14 de octubre de 2011

Deja un comentario

Archivado bajo Salud